El Proyecto de Medios de Comunicación
en Chiapas y Crisanto
(in English)
ensayo 2 de la serie
Construyendo la Infraestructura Global de las Bases

el 16 de mayo de 2001

esta página se ubica a http://site.www.umb.edu/faculty/salzman_g/LasBas/Infraes/Infraes-2.htm
ella es también disponible en su presentación original inglés el 30 de marzo de 2001
en el sitio de web "Boston Indymedia Center", a
http://boston.indymedia.org/display.php3?article_id=2166

Nota: Gracias a Guillermo Monteforte por la traducción en español. También, unos errores
en el texto original inglés se han corregido en esta versión por Guillermo.
Las correcciones estan señaladas con brace llave, así
{...}.

Resumen: El proyecto de Medios de Comunicación en Chiapas, orientado a la enseñanza para miembros de comunidades indígenas chiapanecas para que ellos realizen documentar sus propias vidas, viajó a la comunidad de la Garrucha, donde se impartió un taller intensivo de cuatro días de duración. {Originalmente La Garrucha estaba en la profundidad de la Selva Lacandona, pero hace unos 30 ó 50 años, la inmigración de campesinos buscando tierra la ha trasformado.} Ahí en La Garrucha, en el verano de 1998, Conocí a Crisanto, un hábil videoasta proveniente del estado de Oaxaca, que colinda con Chiapas, en México sur.

      La primera vez que me encontré con Crisanto fue en la luz del amanecer en el pueblo de La Garrucha [crónicas (solamente en inglés) de nuestro primer viaje a esta comunidad se encuentra en http://site.www.umb.edu/faculty/salzman_g/Mexico/EsaysN/1998-07-27Tourists.htm y http://site.www.umb.edu/faculty/salzman_g/Strate/Othr/1998-10-10Garrucha.htm.] {En esta pequeña comunidad en el oriente de Chiapas se encuentra un Aguascalientes}, casi completamente encerrado con malla de gallinero. Es uno de los cinco Aguascalientes, que fungen como el centros de coordinación y capacitación para algunos de los 32 municipios autónomos que sus habitantes han declarado en Chiapas. El Aguascalientes de La Garrucha atiende a siete de estos municipios, y se ubica adentro uno de ellos: Francisco Gómez. {La Garrucha estaba situado originalmente dentro del corazón de la Selva Lacandona, sin embargo durante 30 a 50 años aproximadamente, la inmigración de los campesinos buscando tierra la han trasformada la selva.} Nuestro grupo, proveniente de Estados Unidos, conformamos una delegación del Proyecto de Medios de Comunicación en Chiapas. Habíamos llegado a las 5:30 de la mañana, después de varias horas de viaje desde San Cristóbal de las Casas, en un recorrido planeado para darnos la mejor oportunidad de pasar retenes militares, de migración y de otros, mientras éstos estaban cerrados, así evitando acose por parte de los oficiales. Había pasado poco más de una hora después de habernos metido en nuestras hamacas cuando me volví a levantar. No podía dormir.

      Crisanto, un videoasta campesino que vive en la Sierra Norte de Oaxaca, estaba en el aún lodoso campo, antes de que le llegara el sol del amanecer. Calladamente absorbía el bosque envuelto en la neblina que se trepaba por los cerros cercanos. Junto con otros videoastas, Crisanto había venido para conducir un taller para indígenas. El contingente estadounidense había llegado por aire a la ciudad de México algunos días antes, para luego trasladarse al estado de Chiapas. Nuestra tarea era aprender. Mi español era muy limitado para aprender con palabras, pero la calidez de Crisanto se expresó sin necesidad de mucho vocabulario. Él había llegado para hacer, no para charlar. Como tantos otros indígenas, a diferencia de nosotros, no se sentía obligado a verbalizar todo. Estuvimos ahí un rato en el silencio. Era el 29 de julio de 1998, temprano en la mañana en la región tzeltal de las cañadas del estado de Chiapas.

      Desde aún más temprano, sin que yo todavía supiera, varios jóvenes, seleccionados por sus {comunidades}, caminaban brechas montañosas hasta llegar a La Garrucha. Su responsabilidad: volverse realizadores de video para documentar la vida de sus propios pueblos. Algunos caminaron seis u ocho horas para llegar. Cuando Tom Hansen, uno de los cofundadores del Proyecto de Medios de Comunicación en Chiapas habló en la Universidad del Noreste la primavera anterior, quedé encantado. Vidas indígenas vistas a través de ojos indígenas, ojos que no se han distorsionado con grados académicos avanzados en sociología o antropología. ¡Maravilloso! Seguramente esto tendrá un impacto inmediato y también un largo y pesado camino por andar. El beneficio inmediato, un poco de protección contra las agresiones militares, la llamada "guerra de baja intensidad" de gobierno de Zedillo; a largo plazo: ver a los pueblos indígenas no como sujetos de curiosidad para estudio; pero como seres vivos y humanos, iguales, pero con opacidades cultural distintas a las nuestras. He escogido esta expresión a drede, porque ninguno de nosotros estamos libres de estas opacidades.

      Durante cuatro días, Crisanto y los otros realizadores de video impartieron talleres, y los jóvenes aprendices lo absorbieron todo; un curso intensivo. Ellos grabaron todo, yo también fui "actor" en una recreación de nuestra delegación llegando a la Garrucha en nuestro autobús (recreado falsamente en la luz de día). Al terminar el periodo de cuatro días, con mucha alegría, todos miramos sus producciones que no eran tan perfectas como las de profesionales. Luego vino la ceremonia de entrega. {Se distribuyo a las regiones el equipo de video que los aprendices estuvieron aprendiendo usar. La distribución está de acuerdo con las decisiones de las autoridades autónomas locales.} Luego vino el gran baile en la cancha de basquetbol.

      Durante el taller, observaba a Crisanto Manzano Avella, indígena zapoteco, haciendo lo que todos los campesinos hacen. Con sus machete derribó un árbol ya muerto, lo trozó, juntó las piezas y cargó la leña con una cuerda que soportaba el peso con su frente. Así llevó varias cargas desde el bosque hasta la cocina a campo abierto. Encendió fogatas, preparó café, colaboró en la limpieza después de las comidas, hizo todo lo que había que hacer. Los mismos músculos, dedos y ojos que lo hicieron artesano con su machete también lo volvieron en artista con la cámara de video. Aún no me había enterado que Crisanto, durante muchos años, ha sido un luchador social en buscando justicia y mejores condiciones de vida para los pueblos pobres de su propia comunidad en las montañas.

      Me enteré de esto abruptamente, dos años y medio más tarde, en Cambridge. Era martes, 20 de febrero del 2001. Estaba concluyendo una estancia de tres semanas en Boston, y preparándome para viajar a San Cristóbal, donde unos días después acompañaría la histórica Caravana Zapatista hasta la ciudad de México. Una última revisada de mi correo electrónico antes de apagar la computadora y ... ¡mierda! un mensaje urgente de mis amigos en Oaxaca que comenzaba diciendo: "Expresamos preocupación por la integridad física de Crisanto Manzano Avella, realizador de video indígena, y su familia". El primer párrafo decía: "Crisanto Manzano, amigo, colega e importante influencia internacional de video indígena, actualmente sufre amenazas y agresiones por caciques de su pueblo, Tanetze de Zaragoza, Oaxaca, México". Mis amigos habían escrito una carta a "La Jornada", diario nacional mexicano, para pedir que faxes fueran enviados al Presidente Vicente Fox, el Secretario de Gobernación Santiago Creel y el Gobernador del Estado de Oaxaca José Murat.

      Las amenazas no eran poca cosa, lo sabía. Muchas personas en el mundo "exterior" conocen la guerra de contrainsurgencia manejada por el gobierno mexicano en Chiapas; relativamente pocos conocen las luchas de Oaxaca y Guerrero, los otros dos estados en que se encuentran en las más graves condiciones de pobreza económica en el país. La vieja estructura de poder, bajo constantes presiones de cambio, trata de mantenerse fuerte utilizando métodos viejos y conocidos: amenazas, violencia, secuestros, asesinatos, tortura y prisión bajo cargos falsos. Sabía que tenía que emitir los faxes ese mismo día, en español. Crisanto y gente como él son la sal de la tierra, fuertes eslabones en la infraestructura global de base que estamos construyendo. (Continuará en el ensayo 3 de la serie Construyendo la infraestructura global de las bases)

*      *      *

Regresar a la página inicial de la subcarpeta Infraestructura Global de las bases
Regresar a la página inicial de la carpeta principal Activismo de las bases
Regresar a la homepage del Sitio de web

Última actualización de esta página: el 13 de enero de 2004